Otros consejos para tu seguridad

Los argentinos tenemos muchas costumbres y tradiciones nacionales que a esta altura ya son marca registrada de nuestra cultura nacional: el truco, el tango, el asado, las empanadas y el mate. Esta última en especial es un elemento infaltable en cualquier juntada, y claro también, en cualquier viaje. Sin embargo, por más tentador que pueda ser, tomar mates al manejar puede traernos graves consecuencias, tanto monetarias como en términos de seguridad. Si recién te estás enterando de esto, presta atención que a continuación te vamos a contar todo lo que tenés que saber para no llevarte ninguna sorpresa.

¿A quién no le gusta tomar mate a la mañana? Ya sea para despertarse y activar un poco el organismo, por motivos sociales o por el simple goce de esta bebida caliente y compartida con afecto, el mate suele ser parte de la previa de todo viaje. No obstante, continuar el consumo del mate a bordo de un vehículo en movimiento no es la mejor idea. Por un lado, tanto el termo como el mate en sí mismo, te restan maniobrabilidad al conducir, y suponen un riesgo para tu seguridad y para la de quienes te acompañan. Se debe tener en cuenta que, en caso de un imprevisto, hay una botella de vidrio (el termo) con agua caliente que puede escaparse de las manos de algún pasajero y colisionar dentro del auto poniendo en peligro la integridad física de todos.

Por otro lado, existen aspectos económicos que también deben ser considerados en tanto el consumo de mate al conducir – al igual que otras acciones que impliquen una disminución en la capacidad de reacción del conductor – se encuentra actualmente gravada con multas que pueden llegar a sumas más que considerables. Una situación similar ocurre con el uso del celular o incluso el fumar, en tanto que estas actividades también son pasibles de multas.

Por eso ya sabes, todo viaje ofrece lugares adecuados y aptos para que puedas hacer una pausa, y tomarte unos buenos mates. Podés incluso consumirlo antes de partir o también al llegar a destino. No hace falta que resignes tu argentinidad, sólo se trata de cumplir las leyes, cuidar tu seguridad y la de todos, y pasar un buen momento. Si necesitas aún más motivos, recordá que muchos de los grandes destinos de nuestro territorio se merecen una pausa para ser contemplados como se debe, y desde acá te invitamos a que en ese momento, paisaje en el horizonte y mate en mano, recuerdes que con Street, viajar es vivir.