A lo largo de las semanas siempre nos hemos concentrado en los aspectos más positivos del alquiler de auto, y del conducir un auto en general. Esto en parte porque siempre tratamos de traerte las mejores opciones y propuestas para que puedas disfrutar al máximo de tu alquiler, y por otro lado, porque es muy difícil encontrar un aspecto negativo de alquilar un auto. No obstante, los imprevistos suceden, y por eso vamos a dedicar la nota de hoy a hablar sobre que pasa si chocas un auto alquilado.
A nadie le gusta, todos tratamos de evitarlo, pero vivir en sociedad implica que no todos los hechos dependen solo de las acciones de uno, y además, nadie está exento de que el infortunio se cruce en su camino. Sin embargo, en Street Rent a Car nos preocupamos porque puedas atravesar este momento de la forma más simple y menos traumática posible.
Al momento de alquilar con Street Rent a Car, se incluye una franquicia la cual en caso de no producirse ningún daño relacionado al vehículo es luego devuelta a quien alquila, pero en caso de efectivamente producirse algún hecho de este tipo, será retenido del valor de la franquicia el monto necesario para sufragar las implicancias del mismo en función de lo que determine la cotización del arreglo. En líneas generales esto es un gran beneficio para quien alquila un auto ya que en caso de un imprevisto, el monto máximo que le podrían retener es aquel que corresponde a la franquicia, pero si no sucediera ningún hecho de este tipo, no incurriría en gasto.

Es importante mencionar con relación al valor de la franquicia, que su monto puede variar lógicamente en función del modelo de auto, u otros factores conexos. Esto no representa mayores dificultades para quien desee realizar el alquiler de auto ya que puede acceder a través de nuestro sitio web a los montos específicos para cada vehículo y de esta forma conocer al detalle las diferentes franquicias para cada auto.

Finalmente, tenemos que destacar un beneficio único que ofrece Street Rent a Car denominado “reducción de franquicia“. Contratando este servicio adicional, disminuye un 50% el monto de franquicia del vehículo, con lo que frente al caso de un siniestro, el monto a ser retenido sería solo el de este 50% sin necesidad de abonar un adicional en caso de que los daños superen lo retenido.