Como muchos habrán notado, a pesar de las nubes ocasionales, estamos entrando en esa maravillosa media estación en la cual el sol dura hasta altas horas de la tarde, pero el calor aún no agobia y deja disfrutar el día. Es por ello que hoy nos vamos a dedicar a hablar sobre uno de los destinos turísticos privilegiados todo el año, pero sobre todo cuando los días al aire libre se vuelven más lindos: Palermo, Buenos Aires.

Palermo es el barrio más extenso de la ciudad, poblado por espacios verdes que incluyen lagos y grandes rosedales, mientras conviven al mismo tiempo polos gastronómicos y de moda, sobre todo en la zona de Palermo Soho, que tranquilamente podrían estar en cualquier de las capitales más renombradas del mundo. Justamente es esta heterogeneidad de actividades la que hace tan difícil elegir solo algunos de sus atractivos. A pesar de esto, hicimos una selección con las mejores opciones y aquellos puntos que no te podes perder. Recorda que por la extensión del barrio y la gran cantidad de actividades, moverse a pie o en transporte público te puede hacer perder gran parte del día, por eso te sugerimos que utilices una opción más económica en tiempo y recursos, y mires en nuestro sitio web todas las opciones de alquiler de auto que tenemos para ofrecerte. Además podes acceder a grandes ofertas y promociones. 

Uno de los atractivos más tradicionales son los famosos “Bosques de Palermo”. Se trata de un extenso pulmón verde, en cuyos límites se puede encontrar asimismo el antiguo paseo del Rosedal, los icónicos lagos, un campo de golf, una cancha de polo, el Planetario Galileo Galilei, un velódromo, y el Jardín Japonés, todas grandes atracciones en sí mismas, razón por la que creemos que esta es una zona imperdible para quienes deseen visitar el barrio.

Por otro lado, en Palermo se encuentran también el Jardín Botánico y el antiguamente denominado Zoológico de la ciudad, ambos lugares que por su belleza arquitectónica y sus características paisajísticas suelen ser otro de los destinos más elegidos.

Finalmente, en Palermo Viejo se encuentran cafés, casas de diseño, salas de teatro y un gran número de restaurantes que le han dado una nueva vida a este barrio tradicional. Se trata de la zona por excelencia para aquellos que además de disfrutar de los atractivos naturales y edilicios de la ciudad, deseen probar los placeres gastronómicos que Palermo tiene para ofrecer.