El verano en la Ciudad de Buenos Aires suele ser bastante especial. A pesar de la belleza de sus calles, y la vasta oferta de actividades que atraen a miles de turistas, quienes transitamos la ciudad con frecuencia ocasionalmente necesitamos cambiar el paisaje de moles de cemento por la visión de césped y cuerpos de agua que nos permitan alejarnos del calor y el stress de la gran ciudad. Así, la sensación de la brisa refrescante contra el rostro se vuelve un llamador prácticamente hipnotizante, que nos invita a escaparnos. Por eso, como sabemos que la tentación de romper la rutina y descargar las tensiones puede ser muy grande pero no siempre disponemos del tiempo necesario para hacer grandes viajes, hoy te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre la laguna de chascomus como llegar, qué visitar, y que no podés dejar de conocer antes de volver.

Ubicada a 125 kms de la Ciudad de Buenos Aires la localidad de Chascomus fue fundada en 1779, incluso antes de la conformación de la Argentina como un país soberano. Actualmente cuenta con una población de aproximadamente 33 mil habitantes y es mayormente conocida por ser un destino frecuente de turismo interno para quienes desean realizar una escapada de pocos días o simplemente relajarse unas horas a la vera de la laguna. Por su cercanía, existen varios medios para llegar hasta allí, pero difieren ampliamente en sus características. Por un lado, a través del transporte público se pueden combinar líneas ferroviarias, pero la duración de cada tramo es de aproximadamente 3hs y media, lo cual supone un gran costo en términos de tiempo. A su vez, los viajes en tren no siempre tienen la mejor oferta horaria, con lo cual uno debe adaptarse a los horarios del ramal, y calcular también el tiempo para trasladarse desde su hogar hasta las respectivas estaciones. Todo esto sin mencionar que 4 horas de tren no es lo que suele venir a la mente cuando uno piensa en un viaje de relax.

Por el contrario, el alquiler de autos temporarios como el que ofrece Street Rent a Car permite realizar el viaje rápidamente en menos de la mitad del tiempo que llevaría hacerlo en tren, a través de la Autopista la Plata y luego la Autovía 2. En este sentido, contar con un vehículo a disipación permite no solo ahorrar grandes cantidades de tiempo, sino que ofrece una comodidad superlativa que no puede ser igualada por ninguna de las otras opciones. Así, quienes eligen el alquiler temporario de vehículos pueden llevar consigo el equipaje que consideren necesario, viajar escuchando sus canciones favoritas, relajarse por el abrazo de los mullidos asientos en óptimo estado, y un sinfín de elementos de confort que forman parte integral del viaje. Por otro lado, al poder incluir al alquiler un adicional de GPS, incluso quienes menos conocen el recorrido o simplemente no desean estar pendientes de las subidas y bajadas, pueden llegar fácilmente a destino, así como conocer demás detalles relevantes del trayecto.

 

Mapa de La Alameda y Laguna Chascomus

 

 

Una vez haya arribado a la ciudad, existen determinados sitios que suelen ser atracciones frecuentes para los turistas. A modo de ejemplo, muchos gustan de recorrer el casco histórico y visitar el edificio de la municipalidad, arquitectónicamente atractivo por haber sido edificado sobre los cimientos del antiguo cabildo colonial, y el antiguo cabildo que fue a su vez edificado sobre el primitivo fortín fundacional. Debido a su antigüedad también debemos destacar la Casa de Casco, amplia vivienda del siglo XIX que funcionó como cuartel de las fuerzas rosistas tras ser ejecutado su anterior dueño al ser derrotada la revolución de los Libres del Sur.

Más allá de estos sitios, en la actualidad el principal atractivo de la ciudad es la famosa Laguna de Chascomús, en cuya margen pueden practicarse actividades náuticas, deportivas e incluso la pesca recreacional. Esta laguna pertenece al sistema de “lagunas encadenadas” de la cuenca del río Salado. Tienen una superficie de 3020 hectáreas y una profundidad media de 1,50 metros, por lo cual no resulta demasiado profunda para su disfrute, y es ideal para deportes acuáticos como el kayak, windsurf, kitesurf y los paseos en bote. Asimismo, entre los muchos motivos por los que los turistas se acercan a estas calmas aguas, se encuentra la pesca tradicional, en la que los hábiles pescadores (y los no tan hábiles) se relajan al compás del cuerpo de agua que gentilmente premia su paciencia y dedicación con espectaculares ejemplares de pejerrey y tararira. Quienes solo deseen recorrer la laguna, pueden también hacerlo a través de un camino costero que la rodea y donde se encuentran los tradicionales campings, restaurantes, y complejos de cabañas y paradores.

Esperamos estos datos te hayan ayudado a decidirte y poder escaparte, aunque sea por algunas horas de la vorágine capitalina. Y recordá que con Street Rent a Car, viajar es vivir.