Palermo en coche.
Descubriendo un barrio mágico

La semana pasada te dimos algunas opciones para disfrutar la independencia y
movilidad que te permite Street Rent A Car. Entre las opciones de barrios, recorridos y
atracciones mencionamos la amplia gama que ofrece el barrio de Palermo, aunque por
una cuestión de extensión, no entramos en los detalles. Por eso hoy vamos a
aprovechar este espacio para comentarte cómo aprovechar al máximo el alquiler de
autos en Palermo.
Se trata sin duda de uno de los barrios más históricos de Buenos Aires, que supo ser
tierras de Juan Manuel de Rosas, y hoy es reino y propiedad de la moda, la gastronomía
y el relax. Como ya te contábamos la semana pasada, el crecimiento vertiginoso de
Palermo ha hecho que hoy por hoy diferentes partes del barrio tengan diversos
nombres, en función de cual sea la onda predominante en el área. Así, lugares como
Palermo Hollywood, Palermo Soho, o Palermo Chic, nos indican claramente que te
pueden ofrecer.
Nos vamos a concentrar hoy en los basics de Palermo, más allá de las
diferencias de una zona a otra del barrio. El primer clásico es un complejo
forestal, tan propio de este barrio, que hasta su nombre lo indica: Los Bosques
de Palermo. Con más de 80 hectáreas, es uno de los más grandes espacios
verdes de Buenos Aires, incluyendo ubica El Rosedal, un jardín con más de
12.000 rosales. Además en el parque se encuentran dos lagos artificiales que
pueden recorrerse en bote o en bicicletas de agua. Siguiendo con los espacios
verdes, también te recomendamos visitar el Jardín Botánico, un lugar
agradable para caminar y relajarse en la ciudad, recorriendo sus senderos y
conociendo las distintas especies autóctonas de la Argentina, así como de
otros continentes. Cuenta además con una colección de hierbas aromáticas
muy importante.
Para los más nostálgicos, una opción recomendable es el antiguo Zoo de
Buenos Aires, que está siendo transformado en un Ecoparque interactivo, ideal
para visitar en familia. El nuevo Ecoparque impulsa visitas conscientes para
preservar a los habitantes del ex zoológico y fomentar una nueva relación de
respeto y cuidado con ellos. Por eso, abre menos días a la semana, limita el
número de entradas diarias a 2000 y prohíbe que los visitantes alimenten a los
animales.
Por último, no podemos cerrar esta nota sin hablar de la movida nocturna de Palermo, el
barrio de los boliches y los restaurant de moda. Acá la oferta es muy variada, y las
recomendaciones dependen de los gustos del consumidor. Si lo que más te gusta es
bailar hasta la madrugada y divertirte con amigos, sobre la Av. Niceto Vega y las calles
aledañas podes encontrar todo lo que estás buscando. Pero si preferís algo más íntimo,
quizás disfrutando de la compañía de un excelente plato de autor, seguramente
encuentres algo más ajustado a tus deseos sobre calles como Gorriti, Honduras, o
Malabia.
Como verás, Palermo tiene de todo, solo le faltas vos.